La búsqueda de vida fuera de la tierra en la primera Charla de Primavera en la Academia 2017

17-11-17 admin_academia 0 comment

La astronomía es el tema del ciclo de charlas “Primavera en la Academia” 2017 , la que partió este miércoles 15 de noviembre con la conferencia ofrecida por el profesor Dante Minniti, titulada “Astrobiología: La historia de cómo estamos buscando vida fuera de la Tierra”.

Minniti es astrónomo Universidad de Andrés Bello e investigador del Centro de Excelencia en Astrofísica y Tecnologías Afines (CATA) y Sub director del Instituto Milenio de Astrofísica, quien se refirió a los últimos descubrimientos e investigaciones sobre la búsqueda de vida o de componentes de ésta en el Universo.

¿Dónde está esa vida? ¿Cómo se formó? ¿Cuánta vida hay en la galaxia? Son las preguntas que se están haciendo los actuales investigadores utilizando las nuevas tecnologías que han permitido encontrar evidencia que permiten lanzar la hipótesis sobre en la existencia de vida fuera de la Tierra.

El agua, el primer indicador

“Lo que queremos encontrar es vida como la que conocemos y esta es muy diversa en la Tierra, pero toda la vida está asociada al agua”, explicó Minniti, de tal forma que buena parte de las investigaciones se centran en la búsqueda de este elemento para obtener indicios de vida fuera de nuestro planeta.

Por tanto, un primer indicador es el rango de temperatura donde el agua permanece líquida y al mirar en nuestro sistema solar, nuestros vecinos no tienen las mejores condiciones, pero existen algunas pistas. Mientras los planetas extremos, como Venus y Mercurio, más cerca del sol, la temperatura es muy alta para que el agua sea líquida; los más lejanos, como Urano y Neptuno son demasiado fríos, donde ésta se congela.

Un caso interesante es Marte, donde se ha encontrado rastros de agua, como nubes o hielo subterráneo, pero no agua líquida en su superficie, debido a la baja temperatura, con 60 grados bajo cero promedio, donde no sobrevivirían ni las bacterias. También tiene una atmósfera muy tenue, que no protege de los rayos del sol ni tiene la presión suficiente. Pero el hielo bajo la superficie y la presencia de metano, son antecedentes importantes para la posibilidad de vida.

También las lunas de los planetas mayores, como Europa o Ganimedes en Júpiter, así como Titán en Saturno, presentan superficies de hielo donde las observaciones y las sondas enviadas indican que éste se fractura debido a las presiones gravitacionales de estos grandes planetas, dando indicio de la posibilidad de océanos bajo esa capa, con condiciones de temperatura propicias para la vida. El explorar esos posibles mares es un reto, dado que no se sabe el espesor del hielo y que pueden llegar a ser tan duros como el acero dada las bajas temperaturas (180 grados bajo cero), por lo que se pretende estudiar las fracturas y de material que aparentemente salen del fondo, siendo las próximas misiones que se están preparando.

Otro blanco de las investigaciones son los materiales orgánicos que se han encontrado en los cometas y asteroides. “Los materiales para la vida en la tierra pueden haber llegado a través de ellos, no lo sabemos, pero es interesante de estudiar”, comenta Minniti. Por tanto, agrega el astrónomo “todos los componentes para la vida están en nuestro sistema solar, están en nuestra galaxia; por lo tanto, podemos sospechar que puede haber vida en el Universo”. 

Los exoplanetas

Pero la atención en la búsqueda de vida en el Universo se ha centrado en la detección de planetas que se encuentran fuera de nuestro sistema solar, que orbitan una de las cien mil millones de estrellas que se encuentran en nuestra galaxia, la Vía Láctea, conocidos como exoplanetas.

Desde 1992 se han descubierto más de dos mil de planetas extrasolares de distintos tamaños y características, mientras se busca un símil de la Tierra, que se encuentra a una distancia de su sol relativamente parecida a la nuestra, la zona habitable, donde se mantenga una temperatura estable que permita el agua líquida, así como de un tamaño parecido al nuestro. Pese a que han surgido varios mundos parecidos aún no se encuentra uno que pueda ser el gemelo terrestre, siendo el más cercano el que gira alrededor de la estrella Próxima Centaury, a sólo 4 años luz.

Pero una cosa es encontrar este tipo de planetas, y la otra es descubrir vida en él, para lo cual se necesitarán tecnologías más avanzadas, como nuevos telescopios, actualmente en construcción, del tamaño de estadios, o la capacidad de enviar nanonaves que puedan llegar a esos planetas cercanos en un plazo de 20 a 100 años, concluyó Minniti.

Continúa el ciclo de charlas

La segunda conferencia de “Primavera en la Academia”, se efectuará el próximo miércoles 22 de noviembre, a las 18: 30 horas, en la sede de la Academia Chilena de Ciencias, (Almirante Montt 454, Santiago, a pasos del Metro Bellas Artes), la que llevará por título “Cómo Nacen las estrellas” a cargo del profesor Guido Garay, Miembro Correspondiente de la Academia de Ciencias, Académico del Departamento de Astronomía de la Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas de la Universidad de Chile, investigador del Centro de Excelencia en Astrofísica y Tecnologías Afines CATA y Premio Nacional de Ciencias Exactas 2017.

INSCRIPCIONES CERRADAS



Leave a reply

Facebook